Orígenes de la cultura y sus rasgos definitorios

Nadie puede determinar realmente cuándo comenzó la cultura, por dos razones principales. 

Primero, muy pocas pruebas materiales sobreviven de hace miles de años. 

Segundo, gran parte de la cultura no es material y por lo tanto no puede ser preservada para su futura consideración.

Los sociólogos sugieren que la cultura tiene cinco rasgos definitorios:

  • La cultura se aprende
  • La cultura se comparte
  • La cultura se transmite
  • La cultura es acumulativa
  • La cultura es humana

Estos cinco rasgos definitorios de la cultura son importantes para comprender tanto la complejidad de la cultura como la forma en que los grupos mantienen su singularidad a lo largo del tiempo.

La cultura es la expresión de nuestra naturaleza en nuestros modos de vida y pensamiento. Se puede ver en nuestra literatura, en las prácticas religiosas, en la recreación y el disfrute.

La cultura puede dividirse en dos grandes segmentos: la cultura material, que incluye los artefactos tangibles, los objetos físicos y los elementos que se encuentran en una sociedad; y la cultura inmaterial, que incluye los componentes intangibles y abstractos de una sociedad, como los valores y las normas.

La cultura incluye actitudes, valores y conocimientos

Existe un error generalizado en el pensamiento de muchas personas que tienden a considerar las ideas, actitudes y nociones que tienen como «propias».

Es fácil sobreestimar la singularidad de las propias actitudes e ideas. Cuando hay un acuerdo con otras personas pasa en gran medida desapercibido, pero cuando hay un desacuerdo o diferencia uno es generalmente consciente de ello.

Sus diferencias, sin embargo, también pueden ser culturales. Por ejemplo, supongamos que usted es musulmán y la otra persona es cristiana.

¿Qué es la gestión cultural?

La gestión cultural es un campo amplio que tiene por objeto hacer que la cultura satisfaga las necesidades y el disfrute del público. Este abarca tres áreas:

  1. Patrimonio y Conservación
  2. Desarrollo Cultural e Industria Creativa
  3. Artes y festivales

La gente se ha dado cuenta de que la cultura contribuye significativamente a la economía. En el presente siglo, nuestra economía depende en gran medida del desarrollo de las industrias culturales y creativas. 

La conciencia social hacia la autenticidad cultural, la totalidad y la diversidad, también está aumentando. Hay un número creciente de infraestructuras culturales que incluyen no sólo museos, sino también distritos culturales en gran escala, espacios artísticos comunitarios de pequeño tamaño y zonas públicas destinadas a instalaciones socioculturales. 

Así pues, existe una necesidad apremiante de formar a los estudiantes de humanidades con visiones, conocimientos, sensibilidad y ética para que sirvan de mediadores entre el público y las producciones culturales. Ellos formarán el núcleo del «software cultural de nuestra ciudad».

El objetivo es educar y formar a esta nueva generación de líderes y mediadores culturales para interpretar, definir y defender las culturas. 

Con sentidos y respeto por las diferentes culturas, se comprometerán a desarrollar la cultura local desde las perspectivas de las Bellas Artes, la Antropología, la Historia, la Arqueología, los Estudios Culturales o cualquier combinación de las anteriores.